Jude Law: Adonis convertido en Afrodita

jude-law

Los dioses me han concedido un deseo que reservaba en el corazón desde los tiempos de Gatacca: ver a Jude Law vestido de mujer.

Muy pronto podremos ver a este galán como una bella top model en Rage, una película de Sally Potter.

Hay algo realmente delicioso en ver a un Adonis convertido en mujer. Creo que por eso ya hemos visto a varios galanes de cine transformados en seductoras mujeres.

Hay muchas películas en donde actores muy varoniles lucen muy bien con vestidos, por ahora pienso en Priscila, reina del desierto, de Stephan Elliott y en Todo sobre mi madre, de Pedro Almodóvar.

Para mí, hay algo encantador en esa transformación de lo masculino a lo femenino y definitivamente no pasa de moda. No olvidemos a Miguel Bosé en Tacones Lejanos o a Gael García en La Mala Educación.

Claro, en gustos se rompen géneros, pero creo que no soy la única aquí que disfruta con esas transformaciones y espera con ansias la nueva película de Sally Potter. ¿A ustedes les gusta ver a los galanes convertidos en galanas?

La violación como fantasía

forzUn lector comentó en un post del mes pasado que todas las mujeres fantaseamos con ser violadas. Sé que es el caso de muchas, pero desconozco qué tanto podamos generalizar.

La sexóloga Pilar Cristóbal explica que la fantasía es bastante común, aunque ninguna mujer desea ser violada en realidad.

Parece ser que esta fantasía está relacionada con la vergüenza y la culpa que muchas mujeres sienten con respecto a su propia sexualidad, sentir que desean sexualmente les hace avergonzarse y por ello su inconsciente desarrolla una fantasía en la que pueden desear sin culpa. El sentirse forzadas a hacer lo que en realidad desean hacer les ayuda.

La sexóloga es ella y obviamente sabe más que yo del tema, pero no creo que la cosa esté siempre relacionada con la vergüenza y la culpa. Pienso en mi caso: tengo la fantasía videos porno gay, pero mis deseos no me avergüenzan en lo absoluto, a veces hasta soy capaz de manifestarlos abiertamente y no me siento culpable por ello.

Estoy segura de que la idea de convertir la violación en un juego sexual es atractiva también para algunos hombres, tanto en el papel activo como en el pasivo. ¿Cuántos de ustedes fantasean con violar o ser violados? ¿Y qué hay de las mujeres? ¿Será que a todas nos estimula un poco de violencia en el sexo?

Camiseta con erección integrada

dick

Parece un pene de verdad (por lo menos en la foto) pero es un estampado en la camiseta. Un pene bastante largo, considerando que su longitud le permite asomar por debajo de los pantalones. Además la erección dura todo el día, toda la noche, su vida efectiva será directamente proporcional a la de la camiseta. El encanto termine, tal vez, al quitarle la ropa a quien ostente tan monumental pieza, al descubrir la realidad oculta tras la hipérbole. Una buena opción para despistar, de todos modos.

¿Y qué hay de aquéllos con quienes la naturaleza fue benévola, dotándolos de un miembro viril de tamaño incuestionable? Bueno, pues igual pueden usar la camiseta para comunicar su buena fortuna al mundo, aunque no lo veo muy necesario. A mí los penes, igual que los hombres, me gustan grandes, decididos, pero también discretos. Y que dejen el exhibicionismo para mí.

Pero estoy saliéndome del tema. ¿Quién de ustedes quiere una camiseta como ésta? Porque, aunque no estamos ante un prodigio de la moda, existe la posibilidad de conseguir algunos adeptos.

Recomiendo no usarla en primeras citas.